CACHO – HÁBITAT Y MORFOLOGÍA

CACHO – HABITAT Y MORFOLOGIA
Índice
  1. Hábitat del Cacho
    1. Zonas Geográficas
    2. Características del Hábitat
  2. Morfología del Cacho
    1. Características Físicas
    2. Adaptaciones Especiales
    3. Cachos en Cautiverio

Hábitat del Cacho

El cacho, también conocido como Cachicamo Común o Armadillo, es un mamífero que pertenece al orden Cingulata. Su hábitat varía, pero generalmente se encuentran en zonas de bosques tropicales, sabanas y praderas, extendiendo su presencia desde el sur de Norteamérica hasta el extremo sur de Sudamérica.

Zonas Geográficas

Este peculiar animal ha demostrado gran capacidad de adaptación, encontrándose en diversos países con climas tropicales y subtropicales, donde puede cavar fácilmente en la tierra para alimentarse y protegerse.

Características del Hábitat

  • Climas templados y cálidos.
  • Predominio de suelos suaves y fáciles de excavar.
  • Variabilidad en la vegetación: desde bosques densos hasta áreas más abiertas.

Morfología del Cacho

El cacho se caracteriza por su caparazón protector, el cual está compuesto por placas óseas cubiertas de escamas queratinosas. La morfología de este animal es única y le proporciona una gran defensa ante los depredadores.

Características Físicas

  • Caparazón: Formado por bandas móviles que le permiten cierta flexibilidad.
  • Garras: Posee fuertes garras para excavar la tierra en busca de alimento y crear madrigueras.
  • Dimensión: Miden habitualmente entre 30 y 80 cm de longitud.

Adaptaciones Especiales

El diseño de su caparazón le permite enrollarse como método de defensa, quedando resguardado de muchos depredadores. Además, sus extremidades adaptadas para excavar le confieren la habilidad de construir refugios subterráneos donde también pueden resguardar a su prole.

Cachos en Cautiverio

Cuando se encuentran en cautiverio, los cachos necesitan de un ambiente que reproduzca su hábitat natural, con suficiente espacio para excavar y una dieta compuesta principalmente de insectos, aunque pueden adaptarse a otros tipos de alimentos.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir